Skip to Content

Health Encyclopedia

Gripe estacional

« Página Previa In English

Gripe estacional

Gripe estacional

Generalidades del tema

¿Qué es la gripe?

La gripe es una infección viral. A veces se usa el término "gripe" para referirse a cualquier tipo de enfermedad leve, como un resfriado o un virus estomacal, que tiene síntomas similares a los de la gripe. Pero la gripe verdadera es diferente. Los síntomas de la gripe suelen ser peores que un resfriado y duran más tiempo. La gripe no suele causar vómito ni diarrea en adultos.

La mayoría de los brotes de gripe ocurren al final del otoño y en el invierno. Dado que los síntomas podrían no manifestarse por unos cuantos días, usted puede contagiar la gripe a otras personas antes de que sepa que la tiene.

¿Qué causa la gripe?

La gripe suele ser causada por los virus de la gripe A y B. Cada año hay nuevas cepas del virus de la gripe.

¿Cuáles son los síntomas?

La gripe causa fiebre, dolores por todo el cuerpo, dolor de cabeza, tos seca y dolor de garganta o garganta seca. Probablemente se sentirá cansado y con menos hambre de lo habitual. Los síntomas suelen ser peores durante los primeros 3 o 4 días. Pero mejorar por completo puede llevar 1 o 2 semanas.

Los síntomas de la gripe suelen aparecer de 1 a 4 días después de que usted estuvo cerca de alguien que tuviera el virus.

La mayoría de las personas se recuperan sin problemas. Pero en ocasiones la gripe puede provocar una infección bacteriana, como una infección del oído, una infección de los senos paranasales o bronquitis. Con menor frecuencia, la gripe puede causar un problema más grave, como neumonía.

Ciertas personas corren un riesgo mayor de tener problemas a causa de la gripe. Estas incluyen los niños menores, las mujeres embarazadas, los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas o con sistemas inmunitarios deteriorados que dificulten combatir las infecciones.

¿Cómo se diagnostica la gripe?

Su médico le hará preguntas acerca de sus síntomas y lo examinará. Por lo general esta información le basta al médico para averiguar si usted tiene gripe, especialmente si en la región donde vive han ocurrido muchos casos de enfermedades similares y el departamento de salud ha reportado un brote de gripe.

En algunos casos, el médico podría realizar un análisis de sangre o tomar una muestra del líquido de la nariz o de la garganta para averiguar qué tipo de virus de la gripe tiene.

¿Cómo se trata?

La mayoría de las personas pueden tratar los síntomas de la gripe en el hogar. El tratamiento en el hogar consiste en descansar, beber abundantes líquidos y tomar medicamentos para reducir la fiebre. Sin embargo, algunas personas necesitan ir al hospital para recibir tratamiento. Pueden tener síntomas graves o llegar a tener neumonía. O la infección por gripe puede empeorar un problema existente.

Si piensa que tiene gripe, es posible que su médico le dé medicamentos que pueden hacer los síntomas más leves. Es mejor comenzar a tomarlos dentro de los 2 días de la aparición de los primeros síntomas.

¿Se puede prevenir la gripe?

Usted puede ayudar a prevenir la gripe vacunándose contra la gripe cada año. Lo mejor es vacunarse contra la gripe tan pronto como la vacuna esté disponible.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. (U.S. Centers for Disease Control and Prevention, o CDC por sus siglas en inglés) recomiendan que todas las personas de 6 meses de edad y mayores deberían vacunarse contra la gripe. La vacuna es de especial importancia para las personas que tienen mayor riesgo de tener problemas por la gripe, como:

  • Los niños menores.
  • Los adultos de 50 años o más.
  • Los adultos y los niños con problemas de salud crónicos o con un sistema inmunitario deteriorado.
  • Las mujeres que van a estar embarazadas durante la temporada de gripe.

La vacuna contra la gripe también es importante para los trabajadores de atención médica y para cualquier persona que vive o trabaja con una persona que corre un riesgo mayor de tener problemas por la gripe.

Por lo general, la vacuna previene la mayoría de los casos de gripe. Pero incluso si contrae gripe después de haberse vacunado, sus síntomas serán más leves y tendrá menos probabilidades de tener problemas a causa de la gripe. No puede darle gripe por vacunarse.

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.

Causa

La gripe es causada por el virus de la gripe. Las clases comunes del virus de la gripe son el tipo A y el tipo B, y cada uno incluye varios subtipos o cepas. Por lo general, el tipo A es responsable de los brotes anuales que generalmente ocurren al final del otoño y al comienzo del invierno.

El virus de la gripe cambia con frecuencia, por lo que tener gripe causada por una cepa no le da inmunidad total a otras cepas.

  • Los brotes generalizados de gripe suelen causar cambios significativos (que se llaman cambios antigénicos) en el virus y ocurren aproximadamente cada 10 años. Las personas que contraen gripe tienden a enfermarse mucho más cuando ocurre una variación en el virus de la gripe.
  • Los cambios menores en el virus (que se llaman variaciones antigénicas) ocurren casi todos los años.

El virus se transmite de una persona a otra a través de:

  • Contacto directo, como darse la mano.
  • Pequeñas gotas que se forman cuando una persona estornuda o tose.
  • Contacto con objetos como pañuelos que han estado en contacto con líquidos de la nariz o de la garganta de una persona infectada.

¿Cuándo puede contagiar a otros?

Si usted está infectado con la gripe, tiene más probabilidades de transmitírsela a otra persona desde 1 día antes de que comiencen los síntomas hasta 7 días después de que aparezcan los síntomas. Los niños pueden contagiar por más de 7 días después de que comiencen los síntomas.

Los síntomas suelen presentarse de 1 a 4 días después de contagiarse. Debido a que es posible que los síntomas no aparezcan por un par de días, podría transmitirle la gripe a otra persona antes de saber que la tiene.

Síntomas

Los síntomas de gripe aparecen súbitamente y con frecuencia incluyen:

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) a 104°F (40°C), la cual puede alcanzar 106°F (41°C) cuando los síntomas comienzan a aparecer. Por lo general, la fiebre es continua pero es posible que aparezca y desaparezca. La fiebre podría ser menor en adultos mayores que en niños y adultos más jóvenes. Cuando la fiebre es alta, los demás síntomas suelen ser más graves.
  • Dolores por todo el cuerpo y dolor muscular (con frecuencia intenso), comúnmente en la espalda, en los brazos o en las piernas.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor cuando mueve los ojos.
  • Fatiga, sensación general de enfermedad (malestar general) y pérdida del apetito.
  • Tos seca, goteo nasal y garganta seca o dolor de garganta. Es posible que no los note durante los primeros días de la enfermedad cuando los demás síntomas son más graves. A medida que la fiebre desaparece, estos síntomas podrían ser más evidentes.

Algunas personas se infectan con el virus de la gripe pero no tienen ningún síntoma.

Por lo general, la gripe no causa síntomas en el estómago ni en los intestinos, como vómito y diarrea.

Otras afecciones tienen síntomas similares a los de la gripe, como el resfriado común, las infecciones bacterianas y la mononucleosis infecciosa.

Qué sucede

La gripe suele aparecer repentinamente. En muchos casos, las personas pueden señalar la hora en que comenzaron los síntomas. Los síntomas se presentan de 1 a 4 días después de contagiarse, y estos incluyen:

  • Fiebre, que dura alrededor de 3 días. La fiebre suele ser un poco menor en el segundo y tercer día, pero podría durar hasta 8 días.
  • Tos, goteo nasal y dolor de garganta, que pueden ser más evidentes a medida que disminuyen la fiebre y otros síntomas. Por lo general, estos síntomas duran de 3 a 4 días después de que baja la fiebre. Es posible que tenga una tos seca y persistente hasta 10 días después de que los demás síntomas hayan desaparecido.

La recuperación completa podría tomar de 1 a 2 semanas o más. La fatiga y la debilidad pueden durar varias semanas.

Las complicaciones de la gripe pueden presentarse en cualquier persona, pero son mucho más probables en los adultos mayores y en las personas que tienen otros problemas de salud, especialmente enfermedades cardíacas y de los pulmones.

Qué aumenta el riesgo

Cualquier persona expuesta a un virus de la gripe puede contagiarse. Estos virus son contagiosos y se propagan fácilmente entre las personas que están en grupos, como en hogares para ancianos, hospitales, refugios, escuelas y guarderías. Trabajar, visitar o vivir en cualquiera de estas zonas aumenta el riesgo de contraer gripe.

El riesgo de tener síntomas graves y complicaciones es mayor para:

  • Niños menores de 2 años.
  • Adultos de 65 años o más.
  • Mujeres embarazadas.
  • Personas que tienen enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), otras enfermedades de los pulmones o insuficiencia cardíaca.
  • Personas que tienen una afección médica (como síndrome de inmunodeficiencia adquirida [SIDA]) o que están usando un medicamento que deteriora el sistema inmunitario.

¿Cuándo debe llamar al médico?

Llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato si:

  • Usted tiene problemas para respirar, o siente mucha falta de aire.
  • Usted tiene dolor de cabeza intenso o rigidez en el cuello, y se siente confuso o tiene problemas para mantenerse despierto.

Llame a su médico si:

  • Tiene fiebre extremadamente alta.
  • Su fiebre dura más de 3 días.
  • Su hijo tiene 3 meses de edad o menos y tiene fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta.
  • Su tos dura más de 7 a 10 días después de que otros síntomas han desaparecido.
  • Usted tose mucosidad amarillenta, verdosa, amarronada o con sangre.
  • Respirar le resulta cada vez más difícil.
  • Se presenta respiración sibilante (con silbidos).
  • Aparece un dolor nuevo o el dolor se localiza en una zona, como un oído, la garganta, el pecho o los senos paranasales.
  • Los síntomas no desaparecen, aun con tratamiento en el hogar.
  • Los síntomas se vuelven más graves o frecuentes.

Espera vigilante

En la mayoría de las personas saludables, la gripe se va en 5 o 7 días, aunque la fatiga puede durar mucho más tiempo. A pesar de que pueda sentirse muy mal, el tratamiento en el hogar suele ser todo lo que se necesita. Si es la temporada de gripe, tal vez prefiera simplemente tratar los síntomas en el hogar. Preste especial atención a síntomas de una infección bacteriana, como secreción nasal que deja de ser transparente y pasa a tener color después de 5 a 7 días y síntomas que reaparecen o empeoran.

El tratamiento temprano con un medicamento antiviral puede reducir la gravedad de la gripe y puede prevenir complicaciones importantes relacionadas con la gripe. Es mejor comenzar con estos medicamentos dentro de las 48 horas de la aparición de los síntomas.nota 1 Los bebés, los adultos mayores y las personas que tienen problemas de salud crónicos tienen probabilidades más altas de sufrir complicaciones por la gripe, y tal vez necesiten ver a un médico para atención adicional al tratamiento en el hogar. Pero no todos los medicamentos antivirales funcionan contra todas las cepas de la gripe. Hable con su médico si piensa que pudiera necesitar un medicamento antiviral.

Llame a su médico si piensa que sus síntomas no son causados por la gripe.

A quién consultar

Estos profesionales de la salud pueden diagnosticar y tratar la gripe:

Puede necesitarse un médico que se especializa en el tratamiento de enfermedades infecciosas si el diagnóstico no es claro o si se presentan complicaciones graves.

Exámenes y pruebas

Los médicos pueden diagnosticar gripe basándose solo en sus síntomas si han ocurrido muchos casos de enfermedad similar en la comunidad y si el departamento de salud local ha confirmado un brote de gripe.

Las pruebas para confirmar que tiene gripe y para averiguar el tipo de virus pueden ser importantes si:

  • Los resultados pueden afectar las decisiones del tratamiento. Durante un brote de gripe confirmado, sin embargo, es posible que no se necesiten pruebas incluso si se considera tratamiento con un medicamento antiviral.
  • Además de los síntomas parecidos a los de una gripe, tiene cualquier síntoma inusual que sugiere otra afección.
  • Las autoridades de la salud no han identificado ningún otro caso de gripe en la zona.

Una prueba rápida de la gripe da resultados con rapidez. Aunque los resultados de esta prueba no siempre son correctos, puede ser útil al decidir si usar un medicamento antiviral.

Generalidades del tratamiento

En la mayoría de las personas sanas, la gripe desaparecerá al cabo de 5 a 7 días. Los peores síntomas suelen durar de 3 a 4 días. Por lo general, el tratamiento en el hogar para aliviar los síntomas y para prevenir complicaciones es lo único que se necesita.

Sin embargo, algunas personas necesitan ir al hospital para recibir tratamiento. Pueden tener síntomas graves o llegar a tener neumonía. O la infección por gripe puede empeorar un problema existente.

Puede que los medicamentos antivirales ayuden para:

  • Reducir la gravedad y la duración de los síntomas causados por la infección con el virus de la gripe A o B.
  • Reducir la duración de la enfermedad.
  • Controlar brotes de gripe en hogares para ancianos.
  • Reducir la propagación del virus a las personas que corren un alto riesgo de complicaciones graves a causa de la gripe (grupos de alto riesgo).
  • Reducir las complicaciones a causa de la gripe.

A las personas que corren un alto riesgo de complicaciones se les recomienda comunicarse con un médico dentro de las 48 horas de la aparición de los primeros síntomas, para averiguar si necesitan medicamentos a fin de reducir la duración de la enfermedad. También deberían llamar a un médico para recibir medicamentos si se han expuesto a la gripe.

Prevención

Usted puede ayudar a prevenir la gripe vacunándose contra la gripe cada año, tan pronto como esté disponible la vacuna.

Hay diferentes maneras de vacunarse contra la gripe. Pregúntele a su médico lo que es adecuado para usted.

Incluso si una vacuna contra la gripe no previene la gripe, puede reducir la gravedad de los síntomas de la gripe y reducir el riesgo de complicaciones. Los estudios han descubierto que vacunarse contra la gripe tiene como resultado menos ausencias laborales y menos consultas médicas por infecciones respiratorias y que reduce la cantidad de personas que presentan complicaciones debido a la gripe, tales como neumonía.nota 2 Y la vacuna contra la gripe puede ayudar a proteger a los bebés de mujeres que se vacunaron mientras estaban embarazadas.nota 3, nota 4

A pesar de estos resultados, muchas personas optan por no vacunarse contra la gripe. Algunas personas no se vacunan debido a mitos que creen sobre la gripe o la vacuna. Estos incluyen creencias de que la gripe es una enfermedad de menor importancia o que la vacuna causa la gripe. La vacuna puede provocar efectos secundarios, como dolor o fiebre, pero estos suelen ser menores y no duran mucho tiempo.

Aunque en ocasiones los medicamentos antivirales previenen la gripe, no funcionan de la misma manera que la vacuna anual y no deben sustituir a la vacuna contra la gripe.

La persona que aplica la vacuna podría decirles a usted o a su hijo que no se la ponga si:

  • Tiene una alergia grave a cualquier componente de la vacuna.
  • Ha tenido una reacción grave a una dosis previa de la vacuna contra la gripe.
  • Ha tenido síndrome de Guillain-Barré.
  • Está enfermo. Si está enfermo y tiene fiebre, espere hasta que se encuentre mejor antes de ponerse la vacuna contra la gripe.

Las personas con alergias al huevo pueden recibir una vacuna contra la gripe que esté recomendada para su edad. Si su alergia al huevo es leve, pueden recibir la vacuna en cualquier lugar donde se ofrezca. Pero las personas con alergias graves al huevo deben vacunarse en una clínica con profesionales de la salud capacitados para responder a reacciones alérgicas graves.

Casi todas las comunidades tienen un programa que ofrece vacunas contra la gripe a bajo costo durante la temporada de gripe. Usted también puede vacunarse contra la gripe durante una visita de rutina a un médico o una farmacia. Muchas clínicas de salud han establecido horas al inicio de la temporada de gripe para que la gente se vacune contra la gripe sin necesidad de hacer una cita.

Otras formas de reducir su riesgo de gripe o sus complicaciones

Aumente sus probabilidades de mantenerse sano de la siguiente manera:

  • Lávese las manos con frecuencia, especialmente durante los meses de invierno en que la gripe es más común.
  • Mantenga las manos alejadas de la nariz, los ojos y la boca. Es más probable que los virus ingresen en el cuerpo a través de estas zonas.
  • Siga una dieta equilibrada y saludable.
  • Haga ejercicio con regularidad.
  • No fume. Fumar irrita el recubrimiento de la nariz, los senos paranasales y los pulmones, lo que puede hacerlo susceptible a sufrir complicaciones de la gripe.nota 5

Cómo usar medicamentos antivirales para prevenir la gripe

Hay dos medicamentos antivirales (oseltamivir y zanamivir) que pueden ayudar a prevenir la gripe causada por los virus de la gripe A y B. Estos medicamentos también pueden reducir la duración de la enfermedad si se administran tan pronto como sea posible después de los primeros síntomas. Durante un brote de gripe, estos medicamentos pueden administrarse al mismo tiempo que una vacuna contra la gripe y durante 2 semanas después mientras el organismo produce anticuerpos para protegerlo del virus.nota 6 Los medicamentos antigripales suelen administrarse a las personas que se han enfermado gravemente a causa de la gripe o a aquellas personas que es probable que tengan complicaciones debido a la gripe. Pero también pueden usarse si una persona ha estado enferma por la gripe menos de 48 horas. Estos medicamentos se toman por boca (como pastilla) o se inhalan en los pulmones (por medio de un inhalador).

Los medicamentos antivirales amantadina y rimantadina se han usado para prevenir la gripe causada por el virus de la gripe tipo A. Pero en los últimos años, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU. han recomendado a los médicos no usar estos medicamentos para tratar o prevenir la gripe. Estos medicamentos no han dado resultado contra la mayoría de los tipos de virus de la gripe. La amantadina y la rimantadina no protegen contra la gripe B. Asegúrese de hablar con su médico sobre el medicamento que sea mejor para usted.

Tratamiento en el hogar

Si tiene gripe, puede esperar que la enfermedad desaparezca por sí sola en alrededor de 7 a 10 días. Entretanto, puede tomar medidas para sentirse mejor:

  • Descanse más. El descanso adicional puede ayudarle a sentirse mejor. También le ayudará a evitar transmitir el virus a otras personas.
  • Tome abundantes líquidos para reemplazar los que se pierden por la fiebre. Los líquidos también alivian una garganta áspera y mantienen la mucosidad nasal poco espesa. El agua, la sopa, el jugo de fruta y el té caliente con limón son todos buenas opciones.
  • Para ayudar a aliviar la congestión nasal, inhale aire húmedo de una ducha caliente o de un lavabo lleno de agua caliente.
  • Si le duele la piel alrededor de la nariz y de los labios por frotarse reiteradamente con pañuelos, aplique un poco de vaselina a la zona. El uso de pañuelos desechables que contengan loción también podría ayudar.
  • Eleve la cabeza durante la noche con una almohada adicional si la tos lo mantiene despierto.
  • Evite fumar y respirar humo de tabaco ambiental. Este siempre es un buen consejo, pero es especialmente importante cuando tiene una infección respiratoria como un resfriado o una gripe.
  • Pruebe un medicamento de venta libre para ayudar a aliviar sus síntomas. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las indicaciones en la etiqueta. Los medicamentos para la tos y los resfriados tal vez no sean seguros para niños pequeños o para personas con ciertos problemas de salud.
    • Para aliviar los dolores musculares y de cabeza o para bajar la fiebre, pruebe el acetaminofén o ibuprofeno. Si le da medicamentos a su bebé, siga el consejo de su médico sobre la cantidad que debe darle.
    • Para la nariz tapada, pruebe un descongestionante nasal u oral (como Afrin o Sudafed PE) o un aerosol nasal esteroideo (como Nasacort). No use un descongestionante nasal por más tiempo del indicado en la etiqueta. El uso excesivo puede causar un "efecto de rebote". Hace que las membranas mucosas se hinchen más que antes de que usted usara el aerosol.
    • Si tiene una tos seca y áspera, puede probar con un antitusígeno (como Delsym, Mucinex DM o Robitussin) para ayudar a detener el reflejo de la tos.
    • Para aliviar el dolor de garganta, use pastillas para la garganta o caramelos duros comunes.
    • Evite los antihistamínicos. No tratan los síntomas de la gripe y pueden hacer que la secreción nasal se vuelva más espesa.
  • Si la fiebre es incómoda, pásese una esponja con agua tibia por el cuerpo para reducir la fiebre. No use agua fría ni hielo. Bajar la fiebre no hará que sus síntomas desaparezcan más rápido, pero puede hacerlo sentir más cómodo.
  • Proteja a los demás.
    • Lávese las manos con frecuencia.
    • Use una máscara cuando esté con otras personas.
    • Evite los lugares públicos para limitar la transmisión de la gripe a otras personas.

Llame a su médico si:

  • Sus síntomas mejoran, pero luego parecen empeorar nuevamente.
  • Tiene síntomas de una infección bacteriana, como tener falta de aire; una tos nueva o peor que produce mucosidad amarillenta, verdosa, amarronada o con sangre; fiebre persistente, dolor de oído, dolor de garganta o dolor en los senos paranasales.

Medicamentos

Algunos medicamentos antivirales reducen la gravedad y acortan la duración de los síntomas de la gripe en 1 o 1½ días si se administran dentro de las 48 horas de los primeros síntomas.nota 6 No es la intención que estos medicamentos reemplacen a la vacuna anual contra la gripe. Por el contrario, los medicamentos antivirales pueden ayudar a controlar brotes y prevenir la propagación de la infección, especialmente en las personas con alto riesgo de tener complicaciones por la gripe.

Los medicamentos antivirales oseltamivir y zanamivir se usan para prevenir y tratar las infecciones de gripe A y B. Pueden reducir la gravedad y acortar la duración de los síntomas de la gripe. Se han usado amantadina y rimantadina para ayudar a prevenir y tratar la gripe causada por la infección de gripe A (pero no de gripe B). Pero en los últimos años, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU. han recomendado a los médicos no usar amantadina ni rimantadina para tratar o prevenir la gripe.nota 5 Estos medicamentos no han dado resultado contra la mayoría de los tipos de virus de la gripe. Es importante que hable con su médico sobre el medicamento que sea mejor para usted.

Opciones de medicamentos

Dos medicamentos antivirales, oseltamivir y zanamivir, pueden tratar y prevenir infecciones con la gripe A y B.

Para pensar

La eficacia de los medicamentos antivirales puede variar de un año a otro. En algunos años, puede que un medicamento no funcione contra los tipos de virus de gripe que estén causando los síntomas. Su médico puede ayudarle a decidir si es probable que los medicamentos antivirales le ayuden.

La mayoría de las personas no necesitan medicamentos antivirales. Se recuperan de la gripe sin tener complicaciones.

Pero dado que la mayoría de las personas que tienen gripe se sienten muy enfermas, puede que algunas personas elijan tomar medicamentos aunque tengan un bajo riesgo de complicaciones.

No puede prevenir la gripe ni hacer que se sienta mejor más rápido tomando:

  • Antibióticos. Para obtener más información, vea el tema Cómo usar antibióticos con prudencia.
  • Grandes dosis de vitaminas y minerales, como vitamina C o zinc.
  • Remedios herbarios, como equinácea.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Fiore AE, et al. (2011). Antiviral agents for the treatment and chemoprophylaxis of influenza: Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). MMWR, 60(1): 1–25.
  2. Nichol KL, et al. (2007). Effectiveness of influenza vaccine in the community-dwelling elderly. New England Journal of Medicine, 357(14): 1373–1381.
  3. Eick AA, et al. (2011). Maternal influenza vaccination and effect on influenza virus infection in young infants. Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, 165(2): 104–111.
  4. Zhau D, et al. (2014). Effectiveness of seasonal influenza vaccination during pregnancy in preventing influenza infection in infants, England, 2013/14. Euro Surveillance, 19(45): 20959. http://www.eurosurveillance.org/ViewArticle.aspx?ArticleId=20959. Accessed February 10, 2015.
  5. Centers for Disease Control and Prevention (2014). Influenza Antiviral Medications: Summary for Clinicians. http://www.cdc.gov/flu/professionals/antivirals/summary-clinicians.htm. Accessed April 11, 2014.
  6. Jones JT, et al. (2014). Neuraminidase inhibitors for preventing and treating influenza in adults and children. Cochrane Database of Systematic Review (4). http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD008965.pub4/pdf/standard. Accessed February 10, 2015.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2011). Recommendations for prevention and control of influenza in children, 2011–2012. Pediatrics, 128(4): 813–825.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2013). Prevention and control of seasonal influenza with vaccines: Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices — United States, 2013–2014 . MMWR, 62(RR07): 1–43. Also available online: http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/rr6207a1.htm?s_cid=rr6207a1_w.
  • U.S. Centers for Disease Control and Prevention (2011). Maternal and infant outcomes among severely ill pregnant and postpartum women with 2009 pandemic influenza A (H1N1)—United States, April 2009–August 2010. Morbidity and Mortality Weekly Report, 60(35): 1193–1196.

Créditos

Revisado9 junio, 2019

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica: E. Gregory Thompson MD - Medicina interna
John Pope MD - Pediatría
Adam Husney MD - Medicina familiar
Kathleen Romito MD - Medicina familiar
Christine Hahn MD - Epidemiología